¿Qué hay de los retiros en Colombia? – Economía – .

¿Qué hay de los retiros en Colombia? – Economía – .
¿Qué hay de los retiros en Colombia? – Economía – .
---

Todos los días surge entre nosotros un nuevo debate sobre las pensiones. Cada semana comienza una nueva pelea. Reina la confusión, el caos, la incomprensión y el miedo. El país sufre un enredo monumental en este tema.

no vayas demasiado lejos En la campaña electoral que acaba de terminar, cada candidato tenía una propuesta diferente sobre el futuro del sistema de pensiones.

Y la gente sencilla, la gente común, los ciudadanos comunes, no entienden lo que está pasando, ni por qué se deben tantas polémicas.

Candidatos presidenciales, ministros, periodistas, académicos enfrascados en discusiones interminables, desordenadas y airadas. La jubilación es un esfuerzo que hacen los trabajadores para asegurar su futuro, su vejez, su jubilación.

Se rompen la espalda trabajando de sol a sol, con la ilusión de que, desde que están ahorrando para su pensión, ya tienen asegurado el bienestar de la vejez.

Pero en Colombia, que como dice el poema popular, “es el país de las cosas singulares”, la jubilación se ha convertido en todo lo contrario, es decir, en la incertidumbre del futuro y en un verdadero dolor de cabeza.

Las ideas se mezclan en un auténtico sancocho. La gente, aterrorizada, se pasa la vida preguntándose: ¿Será que nos están quitando las pensiones, será que la corrupción se las está apropiando, tanto trabajo y tanto ahorro para nada?

Por eso, buscando un poco de claridad en medio de esta penumbra, me puse a consultar la opinión de los que saben, de los que entienden, de los estudiosos y de los cuerdos (que ya no abundan, a decir verdad).

Fondos y jubilados

Para empezar por el principio, para poner un poco de orden en este lío, especifiquemos que un fondo de pensiones es la institución que recauda el dinero que las personas ahorran para su jubilación, y se encarga de invertirlo para que produzca rendimientos.

En Colombia existen cinco de estos fondos, uno de los cuales, denominado Colpensiones, es en todo el estado. Las otras cuatro son empresas privadas: Skandia, Futuro, Protección y Colfunds.

Entre ellos, tienen alrededor de 18 millones de miembros, lo que constituye casi el 40% de la población total del país. Imagínese el tamaño de estas instituciones.

(Lea también: Las 1.000 empresas más grandes del país duplicaron sus ganancias en 2021)

Bueno: Santiago Montenegro, Presidente de asofundsla institución que aglutina los fondos de pensiones y cesantías, informa que En este momento, hay seis millones y medio de colombianos adultos, y de ellos, solo 1,6 millones ya se han jubilado. He aquí una prueba cuantificada, y por ello inequívoco, de las fallas que aquejan al sistema.

Por su parte, una cuidadosa investigación de Roberto Mauricio Sánchez, Magíster en Economía Laboral y Ciencias Sociales, establece que, De estos 6,5 millones de personas mayores, 3,8 millones tienen ahora más de 60 años.

Sin embargo, y según las estadísticas que me ha facilitado el propio Estado a través del Dane, Solo hay un millón y medio de colombianos pensionados que reciben su mensualidad. Esto significa que mucho menos de la mitad de ellos no tienen protección económica para la vejez.

Según Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, actualmente hay 6,5 millones de colombianos adultos, y de ellos solo 1,6 millones se han jubilado.

Foto:

Mauricio Moreno. Archivo TIEMPO

Esta baja cobertura que les acabo de describir demuestra que es urgente reformar a fondo el sistema.

Hasta que llega la campaña electoral para disputar la presidencia de la República y es ahí donde estalla la lucha. Cada candidato sintió que tenía los conocimientos suficientes para proponer su proyecto de reforma personal. Todos eran diferentes.

Para empezar, la primera discusión que surgió, sin mucha serenidad y más bien con mucha arrogancia, fue esta: ¿dónde se debe guardar el dinero recaudado por el sistema de pensiones, en las Colpensiones del Estado o en fondos privados?
pido su opinion sobre este dilema mauricio oliveraquien ha dedicado toda su vida al estudio de estas cuestiones.“Ninguna alternativa es sabia”, me dice. Los candidatos no hicieron una discusión técnica entre Estado y mercado, como debe ser, sino un debate ideológico. Y este es el péndulo del que América Latina no ha podido salir hasta ahora”.

Mejorar la cobertura

Olivera, quien fue director de Colpensiones durante cuatro años, me da datos sorprendentes: “En Colombia, solo uno de cada cuatro adultos mayores tiene una pensión. En otras palabras, sólo el 25 por ciento. Nuestra cobertura es terriblemente baja. Para dar un ejemplo comparativo, España, que tiene una población similar a la nuestra, gasta el 12 por ciento de su producto interno bruto para pagar las pensiones de sus funcionarios estatales, y Colombia gasta en eso mismo, administrado por Colpensiones, solamente el 1 por ciento”.

Así, el proyecto de reforma del sistema de pensiones partió de abordar el aumento de la cobertura, “es decir, diseñar un sistema en el que todos los adultos mayores tengan un ingreso digno para su vejez”, según la Sra. Olivera.
¿Por qué estamos en este drama? A decir verdad, aunque nos duela, porque en Colombia solo uno de cada tres trabajadores ahorra para el retiro. Sólo uno paga lo que aquí llamamos “la cotización”. Por ello, Olivera añade que “es en esta etapa donde se debe centrar gran parte de la discusión sobre la reforma”.

Sin embargo, en estos tiempos electorales, la discusión se centró en la cuestión política: ¿Los aportes mensuales que pagan las personas deben ser en fondos privados o en los fondos públicos de Colpensiones? Ay, la política que nos ahoga…

El caso de los militares y la policía

---

Esta dolorosa crisis de las pensiones afecta a los trabajadores civiles, pero también a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Lo más triste es que en medio de la monumental polémica que se ha suscitado, nadie se molesta en averiguar dónde están las pensiones de los colombianos que día a día se juegan la vida.

Las calamidades del orden público, el conflicto armado, las declaratorias de estado de sitio, la aparición de grupos guerrilleros y paramilitares, la expansión de los batallones en el territorio nacional, todo ello ha dado forma, a lo largo de los años, a permanentes innovaciones en el sistema de retiro de nuestros soldados y policías.

He hablado, por separado, con algunos expertos en este tema específico, y ambos me han pedido que mantenga sus nombres confidenciales. Uno de ellos me dijo: “Para empezar, en las Fuerzas Armadas no hablamos de jubilación o pensión de vejez, sino de pensión de jubilación. En éste, al contrario de lo que sucede con los trabajadores civiles, no existe el requisito de edad para reconocer y pagar un retiro. Lo que se necesita es antigüedad, que ha cambiado mucho en los últimos años.

(Le puede interesar: ‘Soy culpable de esta maldita política de secuestros’: exlíder de las Farc)

Hay un capítulo específico, en el caso de los policías y militares, que es el del uniformado que muere en combate o en misión oficial. Se establece que sus familiares, conocidos como “beneficiarios”, reciben una pensión.

“Lo negativo es que estos beneficiarios se han visto afectados últimamente”, me dijo el otro entrevistado. Hasta hace poco tiempo se reconocía como heredero de esta pensión al compañero permanente del difunto. Ahora no. Los niños discapacitados, si tienen más de 18 años, se encuentran hoy en una encrucijada para ser reconocidos como beneficiarios.

en la última campaña
la discusión se redujo a dónde se debe guardar el dinero
del sistema, ya sea en Colpensiones o en fondos privados

Las estadísticas muestran que La mayor parte de la población militar y policial, es decir los policías ordinarios y los simples soldados víctimas de un accidente de trabajo, son los más afectados por esta imprevisión en el régimen de trabajo de los militares.

“En verdad –coinciden ambos entrevistados– un alto porcentaje de los militares colombianos afectados por su trabajo no cuentan con una pensión de invalidez, ni una compensación justa, ni siquiera un tratamiento médico adecuado que permita su recuperación”.

los numeros exactos

¿A qué nos han llevado todos estos abusos y negligencias en el caso específico de los militares y policías?

“La terrible realidad de hoy –me dicen los investigadores– es que miles y miles de tutelas o demandas contra el Estado, contra los servicios de salud de cada una de las fuerzas armadas, y todas estas demandas están actualmente en los tribunales. Exigen lo mismo. : la práctica de un reconocimiento médico para la jubilación, o de una comisión médica capaz de realizar un diagnóstico laboral a la víctima y, por tanto, un reconocimiento económico para estos servidores.

Actualmente hay 17.397 militares o policías en el país que cuentan con una pensión de invalidez.

Hasta hace un mes, las estadísticas que pude recolectar dicen que, en el ejército o la policía, el número de personas que reciben una pensión de invalidez es de 17 397. En cuanto a los beneficiarios de pensiones para sobrevivientes o sustitutos de los fallecidos, llegan a 26 385.

Pero lo que más me ha sacudido en términos de números es la cantidad de juicios y procesos.

Escuche esto: según cifras de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, hasta hace seis meses -enero de este año- había 32.573 procesos ante los tribunales colombianos contra el Ministerio de Defensa, las cajas de pensiones de las fuerzas armadas o sus direcciones de salud. . Las razones aducidas por los interesados ​​son múltiples.

Esta monumental cantidad de solicitudes ha sido tasada en una cifra que alcanza los 4 mil millones de pesos.

Epílogo

Al final de nuestro diálogo, y refiriéndose a los sufrimientos del retiro que sufren civiles y soldados, Mauricio Olivera se refirió a una magistral novela de Gabriel García Márquez, quien precisamente era nieto de un coronel: la historia de este militar retirado que pasó el resto de su vida parado a orillas del río Magdalena, esperando la ansiada carta que le informaba que por fin le habían aprobado su pensión de jubilación.

Olivera siguió hablando de la necesidad de la reforma, de la urgencia de aprobarla, de su equidad, y al final, con una leve sonrisa de lástima, me dijo: “Lo que tenemos que buscar es que el coronel tenga quien le escriba”.

(No olvides leer: Los claroscuros del acortamiento de la jornada laboral en América Latina)

JUAN GOSSAIN
CLIMA especial

Qué hay los retiros Colombia Economía

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Gustavo Petro habló con el presidente de Estados Unidos – .
NEXT Pelea entre Uribe Cabal y Paloma Valencia: Tensión en el Centro Democrático: pelea entre el hijo de Cabal y Paloma Valencia