La historia detrás de la tragedia del Tequendama – Bogotá – .

La historia detrás de la tragedia del Tequendama – Bogotá – .
La historia detrás de la tragedia del Tequendama – Bogotá – .
---

La muerte de Gerardo SeguraFranco Tras caer con su vehículo en un socavón en el mirador San Pacho -vía Soacha-Mesitas- tomó por sorpresa a todos los habitantes del municipio de San Antonio del Tequendama y a los trabajadores de su restaurante.

El accidente vial ocurrió el 21 de septiembre entre las 12:20 y las 12:25 horas, según informó John Bairon Forero, un joven que trabaja como paletillero en una obra que se encuentra a 50 metros del barranco y quién fue la última persona que lo vio con vida.

Lea también: Avería mecánica, posible causa de accidente en salto Tequendama

“Estaba solo y pasó dos veces por aquí. Cuando iba cabalgando y paró para que le demos el pase, Lo alumbré con una linterna y solo vi a una persona”, dijo Forero.

Este testimonio desvirtúa la versión según la cual Segura iba acompañado de una mujer en el vehículo, teoría que, según Néstor Segura, hermano del hombre de 48 años, “empañaba la imagen que la gente tenía de él”.

Te invitamos a consultar: Hipótesis sobre el accidente de la cascada del Tequendama

Néstor es el mayor de seis hermanos y, quizás, la persona con la que más ha convivido. Fue su confidente, socio y gran colaborador.. “Yo lo ayudaba aquí en el restaurante y también con las cosas de la finca. Lo veía casi todos los días”. dijo a EL TIEMPO.

La noticia del hallazgo del cuerpo -que fue encontrado después de 60 horas de búsqueda- le llegó primero y se encargó de contárselo a su madre. También fue quien recibió comentarios de vecinos y ataques en redes sociales. Es más, él es quien salió a dar la cara a los medios.
Su trabajo no fue fácil. En San Antonio una teoría se instaló entre quienes no lo conocieron lo que reduce a Gerardo a un asesino oa un suicida con graves problemas de depresión.

Allí, en cafés y restaurantes, se cuenta que su hermano estaba con una amante, que era trabajadora del oficio y que se habría tirado tras una discusión con ella.

“No entiendo de dónde sacan eso. ¿Dónde está la dignidad de él y mi familia. No es cierto que estuviera loco o que sufriera depresión. Las personas que lo conocieron, sus empleados, a quienes él llamaba sus compañeros, pueden hablar de lo que realmente era”, agregó Néstor.

De hecho, el día anterior al accidente, habían hablado de unos eventos que tenían planeados en el restaurante que les generarían buenos beneficios económicos, situación que les hizo pensar que no se trataba de un suicidio.
En el pueblo donde creció Se le recuerda por su faceta de comerciante y político, ya que Segura consiguió ser concejal de esta pequeña localidad de 13.000 habitantes.

“Era un hombre muy correcto, que le daba trabajo a la gente de aquí. Y duele, porque sabes que pasan estos accidentes, pero nunca te vas a imaginar que va a ser alguien tan cercano”, dijo Orlando Rodríguez, amigo de toda la vida de Gerardo, y quien le dio vida por última vez el domingo pasado.

Lea también: “No sufría de depresión”, cerca de conductor que cayó en Tequendama

---

Dicen quienes lo conocieron y estuvieron cerca de él que su vida giró en torno a sus dos hijos (una chica de 18 años y un adolescente de 15), que viven en Soacha y a quienes visitaba cada vez que podía. “Lo que trabajaba y ganaba era para ellos. No era una persona rica, pero podía darles una buena vida”.dijo Néstor.

Todo el dinero que ganaba era fruto de su trabajo en su restaurante Granja Ecoaventura, una empresa nacida de su amor por el ecoturismo y con la que logró impulsar una pequeña finca en Santandercito, localidad a 20 minutos de San Antonio del Tequendama.

“Se fue Gerardo Lino Segura Franco, un gran amigo, un formidable guerrero, para quien el turismo siempre ha sido la forma de ayudar a los demás y de mover la economía del territorio”, escribió María Cristina Ospina, en uno de sus perfiles de redes sociales. .
Una de las incógnitas del caso es que el vehículo en el que ocurrió el accidente se llama Luisa Fernanda Méndez, lo que ha generado todo tipo de especulaciones sobre si iba acompañada o no. Sin embargo, Néstor aclaró que el vehículo pertenecía a Gerardo. “Se lo compró a un vecino y aún tenía que hacer los papeles de la transferencia”dijo el hermano del comerciante.

¿Qué ha pasado?

Según las primeras hipótesis de las autoridades, el vehículo habría salido de Soacha alrededor de las 12:30 horas con destino a San Antonio del Tequendama luego de visitar a su esposa, y a las 1:30 horas el automóvil habría caído al abismo. Sin embargo, el testimonio de Forero, el obrero de la construcción, contradice esta teoría.

El joven dice que vio el Aveo color rojo con placas RMW 778 circulando por la vía en sentido Mesitas-Soacha a las 12:15 horas y que 10 minutos después lo vio bajar nuevamente.

Vi cuando el carro se volcó porque tenía una llanta dañada. Pasó el carro y dije: ‘Este carro se quedó en nada, seguro que ahí se va a averiar’. Pero a los 10 minutos volvió y se bajó (…), cuando tomó la curva huyó y tomó la cerca y cayó por el borde. El accidente fue como a las 12:25, estaba solo”dijo John Bairon.
Néstor, de hecho, se apega a la teoría de que la muerte de su hermano fue un accidente. “Un par de veces le dije que tenía que cambiar los neumáticos porque estaban muy resbaladizos”, dijo.

Las investigaciones de campo finalmente determinaron que nunca había habido un pasajero dentro del automóvil.

Las autoridades han avanzado con las labores de levantamiento y entrega del cuerpo a los familiares, y si bien se descartan algunas especulaciones sobre los hechos, los peritos continúan investigando lo ocurrido en la madrugada del pasado miércoles y las condiciones mecánicas del lugar. los Aveo rojos eran.

Así encontraron el cuerpo.

Luego de 60 horas de búsqueda con más de 40 unidades de Bomberos, Defensa Civil y Policía, el cuerpo de Gerardo Segura Franco fue encontrado el viernes a las 11:57 a.m. a 150 metros de donde fue hallado el Aveo rojo. “Decidimos tomar otro camino y hacer un peinado en un área de difícil acceso. Concluimos que el vehículo cayó, golpeó una zona rocosa que está dentro de la sima y En algún momento entre este accidente y la caída final, su cuerpo fue arrojadodijo el capitán Raúl Riobueno, del Cuerpo de Bomberos de Soacha.

CASTILLO DE CAMILO
EDITORIAL BOGOTÁ

historia detrás tragedia del Tequendama Bogotá

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---