Las revelaciones de cables secretos estadounidenses sobre el conflicto en Colombia – JEP Colombia – Justicia – .

Las revelaciones de cables secretos estadounidenses sobre el conflicto en Colombia – JEP Colombia – Justicia – .
Las revelaciones de cables secretos estadounidenses sobre el conflicto en Colombia – JEP Colombia – Justicia – .
---

El 4 de mayo de 1990, la Embajada de Estados Unidos en Bogotá alertó a sus agencias sobre la aparición en Colombia de un hombre conocido como Fidel Castaño Gil, quien comenzaba a figurar como un capo de la droga casi al mismo nivel que el líder del cartel de Medellín. . . Pablo Escobar.

(Le puede interesar: Juez ordena investigar a abogado de Jhonier Leal).

Fue la primera referencia que se hizo en un documento secreto al poder que había conquistado Castaño Gil en el país, quien terminó siendo el artífice de la máquina de muerte conocida como las Autodefensas Unidas de Colombia.

“En los últimos meses, sin embargo, Castaño se ha vuelto ampliamente conocido en toda Colombia por su bárbara crueldad hacia cualquier persona sospechosa de tener vínculos directos o indirectos con grupos insurgentes de izquierda colombianos. Castaño, quien fue figura clave en la organización paramilitar del ahora fallecido narcotraficante (Gonzalo) Rodríguez Gachacomanda un ‘ejército’ personal de quizás unos 120 hombres, a la mayoría de los cuales paga alrededor de 200 dólares al mes”, se le en documentos de la Comisión de la Verdad que el jueves publicó mas de 15 mil documentos desclasificados de agencias des Estados Unidos.

La ley prevé penas de hasta ocho años de prisión a cambio de colaborar para esclarecer los delitos.

En los documentos, luego de mencionar que “el papel de Castaño en los asesinatos de (Bernardo) Jaramillo y (Carlos) Pizarro sigue siendo incierto, pero hay pocas dudas de que ha ordenado un número significativo de masacres rurales en los últimos años, incluido el asesinato en masa de los 42 vecinos de Pueblo Bello”.

Más de tres décadas después, la justicia ha esclarecido el verdadero alcance del accionar de los paramilitares en Colombia y su responsabilidad en los asesinatos y masacres individuales antes de su desmovilización en 2005.

En otro cable de septiembre de 1993 entregado a los hombres del FBI se menciona a los “Pepes” perseguidos por Pablo Escobar y se señala que este grupo pudo haber recibido “apoyo económico del cártel de Cali, y hay rumores de apoyo extraoficial del gobierno”. , posiblemente la policía y el ejército.

Y se hacen serias alusiones a las reuniones con representantes del Ministerio Público: “el 29 de agosto Fidel Castaño, quien muchos creen que es el líder del grupo antiescobar ‘PEPES’, envió a su hermano Carlos (otro de los fundadores de las Autodefensas de las Fuerzas) para reunirse con representantes de la Procuraduría General de la República de Colombia. El objetivo de la reunión era obtener la aprobación extraoficial de la oficina del fiscal general para que “PEPES” continuara con sus operaciones contra Pablo Escobar.

Incluso notamos que una operación destinada a matar a un socio de Escobar en los Estados Unidos ha sido suspendida a la espera de los resultados de esta reunión.

Copia del informe de la CIA.

Foto:

comisión de la verdad

El 28 de abril de 1997, el entonces embajador de Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette, pidió instrucciones a su gobierno sobre si “instar discretamente” al gobierno colombiano a “ubicar y arrestar a Carlos Castaño”.

El 26 de enero de 1994, la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) envió un memorando de inteligencia en el que afirmaba que la política del expresidente César Gaviria contra los grupos guerrilleros era vista con buenos ojos y debía fortalecerse y “continuar hasta el final”. de su mandato”.

---

Sin embargo, advierte que la intensidad de las operaciones “ha llevado a un aumento de los abusos, incluido el duro trato a los civiles y las tácticas de los escuadrones de la muerte en su campaña de contrainsurgencia”.

En otro cable del 20 de septiembre de 1996, la embajada de Estados Unidos en la capital del país informó que había recibido información de funcionarios de la fiscalía sobre vínculos entre militares y Autodefensas.

“La jefa de la unidad de derechos humanos de la fiscalía y algunos de los fiscales anónimos que trabajan para ella dijeron a POL/ECONOFF [Oficial Político/Económico de la Embajada de EE. UU.] que hoy hay casos de colaboración militar con organizaciones paramilitares. Uno de los casos que cita es la masacre de 15 personas en abril de 1996 en Segovia, al noreste de Santander. Hasta el momento, el comandante interino del batallón, mayor Rodrigo Cañas, y un paramilitar han sido detenidos en relación con el caso. La oficina del fiscal dice que tiene pruebas convincentes de que Cañas se reunió con los pistoleros en el aeropuerto para llevarlos a la ciudad. Los militares se opusieron al arresto en los términos más enérgicos. Sin embargo, el Consejo Superior de la Judicatura ha confirmado recientemente la competencia del Ministerio Público en este caso. Los fiscales dijeron que el mismo modus operandi se utilizó en la masacre de 50 civiles en Segovia en 1988”, dice el cable publicado en la página de la Comisión.

El 28 de octubre de 1996, la Embajada, en un informe secreto, volvió a alertar sobre estos vínculos entre agentes de la Fuerza Pública y paramilitares: “a nivel local, los comandantes del ejército colombiano suelen celebrar discretos matrimonios de conveniencia con estos grupos para obtener información importante sobre la actividad guerrillera en curso en su área de responsabilidad.

El 9 de abril de 1997 la Embajada reportó información sobre la participación de un funcionario del Ministerio de Defensa en la venta ilegal de armas a Convivir.

El telegrama secreto menciona fuentes fidedignas de que el funcionario “inició un intento de suministrar armas no autorizadas, incluidas metralletas, pistolas de 9 mm, mini-Uzis, rifles, municiones y otros artículos restringidos”, a las milicias.

Herman Árias Gaviria es mencionado como la persona detrás de estos hechos y es descrito como “el hijo de un poderoso bananero que años atrás fundó algunos de los primeros grupos paramilitares en Urabá. Además, su hermano es dueño de una empresa de seguridad privada, conocida como Fábrica Nacional Bindaje, que blinda los vehículos de narcotraficantes y otros.

Los hechos de la masacre.

El 23 de julio de 1997 la Embajada envió un mensaje confidencial en el que se cuestionaba que “a los pocos días de la masacre de Mapiripán, la Embajada de los Estados Unidos constató que los altos mandos policiales y militares parecían estar haciendo un esfuerzo por restar importancia el alcance y la naturaleza de los asesinatos”.

Y agrega “nuestros contactos en el gobierno aún no saben exactamente qué pasó, quién lo hizo ni por qué. Puede que nunca sepamos con precisión quién estuvo detrás de los asesinatos en Mapiripán, o por qué sucedieron…”.

Por los hechos y a lo largo de los años, paramilitares y militares como el General (r) Jaime Humberto Uscátegui han sido condenados.

@JusticiaET
[email protected]

Etiquetas: El revelaciones americano cables secretos sobre conflicto Colombia JEP Colombia Justicia

Las revelaciones cables secretos estadounidenses sobre conflicto Colombia JEP Colombia Justicia

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Gustavo Petro, designado por Ted Cruz para el Senado de EE.UU. – .
NEXT Viruela del simio en Cartagena: así se previene el contagio