La crisis múltiple, posible antesala de la recesión mundial – Sectores – Economía – .

La crisis múltiple, posible antesala de la recesión mundial – Sectores – Economía – .
La crisis múltiple, posible antesala de la recesión mundial – Sectores – Economía – .
---

En los últimos diez días, la libra esterlina llegó a valer sólo $1,03. Y en la versión colombiana de la historia, el viernes el dólar cotizaba a 4.610 pesos, su segundo precio más alto en la historia.

(Le puede interesar: Vivienda VIS: 40% se compra con subvenciones de las cajas de compensación)

los bolsa de Nueva York perdió 2.9% esta semana, y en la traducción colombiana, La participación de Ecopetrol fue de menos de 2.000 pesos por primera vez este año. El petróleo está cayendo a nivel mundial, lo que en Colombia significa que se obtendrán menos ingresos del producto que ahora representa el 31% del valor total de las exportaciones del país.

(Lea también: Alquería: la historia de un médico que transformó botellas de leche en salud)

Estas son las señales que se sienten en los últimos días del creciente malestar económico mundial, con sus respectivas versiones en el país.

Estos son, pues, los síntomas más recientes de una ruta que el mundo recorre desde principios de 2020: la covid-19 ha traído severas medidas de bioseguridad; Estos han generado atascos en los puertos y escasez de contenedores disponibles. Luego vino la falta de insumos como chips, insumos, materias primas… Y los precios de casi todo, en casi todas partes, empezaron a subir.

Y cuando el mundo creía que recuperaba el terreno perdido -sin haber superado las secuelas del covid-19- Rusia invadió Ucrania. A todo ello se ha sumado, por tanto, una mayor escasez de productos en los que los dos países son líderes: gas natural, cereales como el trigo y fertilizantes para producir alimentos. Los precios de casi todo, en casi todas partes, han acelerado su alza.

Según las políticas actuales, la producción mundial de energía puede tardar años en diversificarse más allá de Rusia, lo que aumenta el riesgo de estanflación.

“Bajo las políticas actuales, la producción mundial de energía podría tardar años en diversificarse alejándose de Rusia, extendiendo el riesgo de estanflación”, dijo el miércoles el presidente del Banco Mundial, David Malpass, en un comunicado pronunciado en la Universidad de Stanford antes de las reuniones conjuntas con el Fondo Monetario Internacional. que comienzan. 10 de Octubre.

La estanflación se refiere a una rara combinación de alta inflación y producción estancada.

Malpass agregó que con el bajo suministro y el aumento de los precios del gas natural, Se pospone el cierre de las centrales termoeléctricas carbón en el mundo y la minería del carbón ha aumentado.

(Lea también: ¿Tuvo un accidente simple? Así puede salirse con la suya tras la nueva normativa)

El pánico por la peor inflación en décadas ha llevado a los bancos emisores de divisas de muchos países a subir las tasas de interés. La lógica es que si las tasas de interés son más altas, las compras a crédito y las inversiones financiadas con préstamos disminuyen y la inflación debería disminuir.

Pero, también, si en realidad se consume e invierte menos, se espera que la actividad económica y la producción caigan, lo que ellos llaman una “recesión”. Aquí pues ya aparece la palabra más temida de los últimos meses. Miedo porque solo significa menos producción, por lo tanto menos trabajo y, en consecuencia, familias con menos ingresos para cubrir sus necesidades.

El presidente del Banco Mundial recuerda que los diversos efectos negativos de la pandemia y ahora de la guerra en Europa del Este forman parte de una crisis más amplia: “La crisis climática, provocada por la emisión de gases de efecto invernadero, continúa sin tregua. Los desastres naturales relacionados con el clima afectan la producción agrícola, los medios de subsistencia de las personas en todos los sectores de la economía y la migración”.

crisis multinivel

en los recientes Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Informe sobre Desarrollo Humano Este organismo mencionó entre los componentes de la polarización multicrisis actual, la propia desconfianza hacia los vecinos y la crisis de salud mental, además de las consecuencias del covid-19, la guerra, la escasez de alimentos, la crisis energética y la inflación.

(Te aconsejamos leer: Casas unipersonales: la tendencia creciente en Colombia)

Sara Ferrer Olivella, representante del PNUD en Colombia, dijo a EL TIEMPO que “cuando las personas se encuentran en estas situaciones desesperadas, se van a los extremos y las opciones del medio ya no sirven… No hay puntos de encuentro para buscar y trabajar juntos. Esta polarización está alimentada por la desinformación que no permite que las personas tengan más criterio en sus acciones.

recesión al acecho

“Si me preguntan qué hacer en 2023 para que la economía no caiga demasiado, no tengo respuesta”. William Maloney, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

De la crisis múltiple, pasaríamos a una recesión global, como se espera en diferentes frentes para el próximo año, pero ya hay hechos concretos: en Estados Unidos salió el cálculo final del producto interno bruto (PIB) del segundo trimestre y, por si había alguna duda, se confirma que esta economía cierra dos trimestres reduciendo su actividad.

En el primer trimestre del año, Estados Unidos produjo un 0,4% menos que hace un trimestre. Y en el segundo trimestre, hubo una reducción del 0,1%.

---

En la Unión Europea también sienten que sus economías pueden colapsar, en particular porque el gas que necesitan para mover la producción se encarece o simplemente no llega por el conflicto en Ucrania. En Alemania, los cuatro principales centros de estudio: Ifo en Munich, RNW en Essen, IfW en Kiel e IWH en Halle, presentó informes este jueves que prevén una caída del PIB del 0,4% en 2023, precipitado por la drástica subida de los precios de la energía.

En el Reino Unido, la libra cayó a un dólar y trescientos, su nivel más bajo desde 1971. En cuestión, el anuncio por parte del gobierno de ayudas masivas para pagar las facturas energéticas y de importantes recortes de impuestos que podrían costar hasta 200.000 millones de libras (212.000 millones de dólares). Ante los anuncios no deseados, la primera ministra Liz Truss defendió las decisiones y le dijo a la BBC: “Necesitábamos tomar medidas urgentes para hacer crecer nuestra economía, para que Gran Bretaña siga adelante y también para hacer frente a la inflación… eso significa tomar decisiones controvertidas y difíciles, pero estoy preparado para hacerlo como Primer Ministro.

(No dejes de leer: Tasa de desempleo en Colombia cayó a 10,6% en agosto)

Habrá quienes para quienes la parálisis y los confinamientos por la pandemia parezcan lejanos, pero hace apenas cinco meses China ordenó cierres por brotes de covid-19, que incluyeron a la gigantesca ciudad de Shanghái. Así, en el segundo trimestre de este año, China creció solo un 0,4% respecto al mismo trimestre de 2021 y, frente al trimestre inmediatamente anterior, cayó un 2,6%.

Con este escenario en las economías más grandes, una menor producción debería requerir menos energía, lo que significa menores precios del petróleo y, para Colombia, menores ingresos, ya que es su principal producto de exportación. El Banco de la República ya pronostica un crecimiento débil del país el próximo año, de 0,7%, lo que, en otras palabras, significaría una caída en la producción per cápita, que en los últimos 23 años no ha ocurrido solo dos veces: en 1999 , en la crisis de la UPAC, y en 2020, con la crisis de la pandemia.

El martes, durante la instalación del foro público anual de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la directora general de esta institución, Ngozi Okonjo-Iweala, aseguró que “la recesión se avecina, los indicadores no son positivos en un momento en que tanto el El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han rebajado sus previsiones de crecimiento”.

¿Entonces lo que hay que hacer? Las respuestas pueden parecer etéreas: “Estamos al borde de una recesión global, pero al mismo tiempo tenemos que pensar en la recuperación, en volver a crecer… no podemos seguir como hasta ahora, tenemos que pensar en nuevas ideas”, dijo Okonjo-Iweala.

Por su parte, Malpass concluyó que “calmar esta tormenta perfecta y deshacer los recientes contratiempos los países en desarrollo requieren nuevos caminos macro y microeconómicos tanto en países avanzados como en desarrollo.

Por su parte, el economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, William Maloney, dijo a este periódico que se necesitaba una agenda de largo plazo. “Si me preguntan qué hacer en 2023 para que la economía no caiga demasiado, No tengo ninguna respuesta. Este pensamiento cortoplacista no nos sirve”.

Y la representante del PNUD destacó, por su parte, que su institución “plantea esta incertidumbre, esta transformación, como una oportunidad: qué más podemos hacer; cómo podríamos rediseñar este sistema para enfrentar estos nuevos desafíos.

Sin embargo, Malpass le dio a Stanford puntos más concretos: primero, que los gobiernos y los inversionistas privados anuncien una oferta futura; segundo, que las economías avanzadas reduzcan el gasto público corriente y lo concentren en los pobres y vulnerables, y tercero, reduzcan el vencimiento de los bonos del banco central al señalar que los recursos pueden ir, por ejemplo, a los más pequeños para aumentar la producción.

Una cosa está clara: quedarse paralizado sería, sin duda, la peor respuesta.

Los países en desarrollo, en medio de todos los problemas

“Los bancos centrales de los países en desarrollo han tenido que subir las tasas de interés y sus sectores privados enfrentarán mayores costos de endeudamiento”, advierte el presidente de la Banco Mundial (BM), David Malpass, resumiendo así el efecto indeseable de un aumento en las tasas de interés para contener la alta inflación.

“Este efecto –especifica el titular del Banco Mundial– se amplifica en la medida en que la búsqueda de rentabilidad se ha desplazado hacia la búsqueda de seguridad, acelerando la fuga de capitales y la depreciación de las monedas”.

En resumen, Malpass dice que “el mundo en desarrollo se enfrenta a una perspectiva a corto plazo extremadamente difícil, moldeada por precios mucho más altos de alimentos, fertilizantes y energía, tasas de interés y diferenciales en aumento, depreciación de la moneda y fuga de capitales”.

Los países en desarrollo, agrega,se encuentran en medio de uno de los episodios de ajuste fiscal y monetario más sincronizados internacionalmente en cinco décadas pasado. Los bancos centrales de los países en desarrollo ya enfrentan serios dilemas macroeconómicos.

MAURICIO GALINDO
Escritor de economía

También puedes leer:

Tasa de interés: ¿a cuánto la subirá el Banco de la República?

Impuestos: las compañías petroleras dicen que el recargo del 5% afecta duramente a los contratos en curso

Etiquetas: multiple crisis preludio global recesion sectores economia

crisis múltiple posible antesala recesión mundial Sectores Economía

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---